fbpx

El corcho proyectado es ecológico y

El corcho proyectado es un revestimiento compuesto por una mezcla de materiales basados en el corcho triturado en polvo. Se disuelve el corcho en polvo en una solución con celulosa, una emulsión acrílica en base agua y con  pigmentos orgánicos e inorgánicos que le otorgan el color según elección.

Es un material ecológico y renovable que se emplea para el revestimiento.

Si lo comparamos con el resto de materiales que son utilizados habitualmente como revestimientos en construcción es más completo ya que tiene las siguientes características: es impermeable, transpirable, elástico, y aporta a nuestra solución constructiva una mejora térmica y acústica.

El corcho proyectado se aplica con un compresor en múltiples superficies desde fachadas, suelos, tejados, terrazas, paredes, etc. La capa de corcho queda adherida a la superficie, aportando una solución de larga duración.

Con respecto al aislamiento térmico, hay que tener en cuenta que aunque el corcho sea un excelente aislante, como acabado superficial se utiliza con espesores reducidos, por lo tanto no podemos pensar que solo con eso es suficiente para aislar un inmueble, pero sí que aporta mucho más que otros acabados, como podría ser un monocapa tradicional.

Es un material poco conocido, pero que tiene un bajo coste con una larga duración. Además, las molestias durante su aplicación son mínimas, es parecida a la pintura, generando los mínimos residuos tras su aplicación.

¿Cuáles son las aplicaciones actuales?

  • Insonorización y aislamiento acústico. Atenúa el ruido de baja frecuencia si se aplica en paneles de yeso laminar.

  • Humedades por capilaridad o condensación. Hablamos de un material permeable al vapor de agua, lo que permite que el edificio transpire y resistente al envejecimiento.

  • Impermeabilización de cubiertas y terrazas. Es una solución menos invasiva que la que se utiliza actualmente, al igual que es más duradera.

  • Restauración de fachas. El corcho proyectado es muy interesante para la restauración de fachadas, sobre todo por sus características como aislante termoacústico.